Esta web utiliza cookies. Para continuar usando esta web debes aceptar el uso que hacemos de las cookies. Para obtener más información visita nuestra Política de Privacidad y Cookies.

TU SEGUNDA PIEL

Una prenda para ciclismo que no estuviera bien diseñada o cuyo patrón fuera inadecuado, haría que fueras más despacio a igualdad de esfuerzo. Por ello, en Specialized hemos creado el mono S-Works Evade. Disponible hasta en 11 tallas y sin costuras ni uniones visibles, es prácticamente como un traje hecho a medida. El material Dimplex de los hombros ofrece mínima resistencia aerodinámica y todo el tejido permite que la temperatura del cuerpo y la sensación de fatiga no se eleven tanto como con otros materiales elásticos. Gracias a ello hemos logrado que el tiempo en cubrir 40 km se mejore en 96 segundos con respecto al clásico conjunto de maillot y culotte.

Cuando uno se imagina como se crea la ropa es fácil caer en romanticismos, pero a la hora de lograr la máxima calidad hay que olvidarse de blogs de apasionados o de iluminados que dan lecciones de diseño sin estar preparados. Nosotros nos dejamos de estereotipos o ideas preconcebidas a la hora de crear el mono más rápido de todo el mercado. Olvídate del glamour de los desfiles de moda y lee con atención todo lo que hemos trabajado para crear el S-Works Evade Skinsuit.

La cuestión estaba clara: lograr la prenda que ayude al ciclista a ir lo más rápido posible. Parece fácil, pero lograrlo puede suponer años de trabajo. En el caso del S-Works Evade Skinsuit han sido tres los invertidos entre diseño, fabricación y pruebas hasta dar con la versión definitiva. Tras cada prueba llegaba un rediseño y una nueva fabricación para ir puliendo detalles. Todo ello en nuestra sede central de Morgan Hill, California. En los ordenadores del departamento de diseño comenzó todo el proceso, a cargo de Anna, McKenzie y Peter. El que en la etiqueta ponga “diseñado en California” es la prueba del sensacional trabajo realizado. Pero vayamos por partes, paso a paso.

Para diseñar cualquier prenda hay que partir de un patrón. Imagina tus vaqueros preferidos divididos en ocho piezas que han de ensamblarse como las de un puzzle. Cada pieza tiene su forma y una vez unidas configuran la prenda. Si en unos vaqueros basta con ocho piezas, para un mono de ciclismo hacen falta unas treinta. Cada una con su forma exacta para que na vez cosidas la prenda quede ajustada al cuerpo. El patronaje es quizás el paso en el que se emplea más tiempo durante el proceso de creación de una prenda, de ahí que muchas marcas lo externalicen, confiándolo a una empresa especializada en ello. Por supuesto que eso es algo que nosotros no íbamos a hacer para crear el nuevo mono. Queríamos que todo el proceso se hiciese en Morgan Hill.

TODO COMIENZA CON UNA PREGUNTA: ¿CÓMO LOGRAR UNA PRENDA QUE AYUDE AL CICLISTA A IR LO MÁS RÁPIDO POSIBLE?

Quien sepa de qué va el diseño moderno de piezas sabrá lo que es el programa informático CAD (Computer Aid Design). Gracia a él, se obtiene digitalmente la forma exacta sin necesidad de ponerse a fabricar piezas antes de dar con el primer diseño. Con ello hemos llegado a obtener el patrón con un sensacional grado de precisión, simulando las características del tejido. Servirse de esta tecnología acelera el proceso ya que evita mucha pruebas de “intento y error” que encarecerían y frenarían el proceso. Además nos ayuda a saber elegir con precisión no sólo la forma sino también el tipo de tejido que llevará el mono, algo fundamental en una prenda elástica.

Antes de fabricar el primer prototipo, los tejidos que fueron sometidos a pruebas en nuestro túnel del viento. Para decidirnos por el tejido concreto para cada zona del mono había que estar seguro de que era lo más aerodinámico posible. El tener en nuestra sede un túnel del viento nos coloca en ventaja frente a otras marcas. Ellos tienen que recurrir a alquilar un túnel, e ir con tiempo limitado y las prendas ya fabricadas. Y volver a su sede para modificarlas, lo que supone un engorro. E implica mucho coste económico, lo que motiva que la mayoría de las marcas apenas puedan usar una vez, máximo dos, el túnel del viento. En cambio nosotros integramos las pruebas en el túnel en el mismo proceso, porque lo tenemos en nuestra sede. Es decir que cuando afirmamos que el S-Works Evade Skinsuit ha sido diseñado en el túnel del viento estamos diciendo exactamente la verdad.

Para dar con el tejido definitivo en cada zona del mono, probamos en el túnel cientos de tejidos diferentes colocados en cilindros para que cogiesen forma. Una vez seleccionados los más eficaces, los incorporamos al trabajo en el ordenador. Para un mono aerodinámico es importante la colocación del tejido según la dirección de sus fibras, dado que se requiere elasticidad para que se adapte al cuerpo. Para dar con el patrón definitivo había que tener en cuenta tanto la aerodinámica del tejido como la elasticidad. Tras lograr en el ordenador el diseño ideal, llega el turno de la fabricación del primer prototipo para ser probado.

Muy cerca, apenas bajando un piso desde el departamento de diseño está el de confección. Tras imprimir a escala 1:1 los patrones del ordenador, nuestros especialistas en tejidos cortan las piezas a la medida exacta del patrón. El siguiente paso es unirlas para tener los primeros prototipos en cada talla y colocarlos en maniquíes para ver como quedan de ajustados, para evitar que haya pliegues o bolsas. En Specialized tenemos en nuestros empleados un equipo de probadores a mano: en su salida del mediodía a pedalear, nuestra famosa “lunch ride”, algunos de ellos iban probando los prototipos del mono. A su vuelta nos daba tiempo por la tarde a hacer las modificaciones para ser probado de nuevo al día siguiente. Esos cambios en en longitud de mangas y perneras, apertura de cremallera o colocación de la badana fueron hechas según las impresiones de nuestros empleados en su salida diaria.

Una vez que consideramos haber logrado el diseño correcto, hay que volver al túnel del viento para el ajuste final, para de verdad conseguir las ventajas aerodinámicas que le colocasen por encima de las demás marcas, esa ganancias marginales que pueden separar la victoria de la derrota en la alta competición. Un trabajo similar al que hemos hecho con la nueva Venge Vias. Son mínimas modificaciones en las costuras para que no hagan turbulencias, en la ubicación de los paneles Dimplex de los hombros o en los extremos de las mangas para que queden bien pegadas a la piel. Gracias a ello nuestro mono presenta características que hasta ahora no se habían visto en este tipo de prenda. Por ejemplo la ausencia de costuras en los hombros. Habitualmente las mangas van cosidas al tronco; se parte de piezas separadas que al unirse pueden provocar que la zona no quede bien pegada al cuerpo. Nosotros hemos logrado eliminar esas costuras, consiguiendo el ajuste perfecto.

EL SKINSUIT HA SIDO DISEÑADO EN NUESTRO TÚNEL DE VIENTO, POR ESO PODRÁS LEER EN ÉL: "WIN TUNNEL ENGINEERED".

Y queda el último pase, el de la producción en serie. Lo que en productos con mucha tecnología supone tener que recurrir a los expertos con precisión de cirujanos; que son pocos en el mundo y suelen estar lejos. Las marcas deben enviar los patrones a quienes los van a fabricar, deben ponerse en sus manos. Y eso entraña el riesgo de que el fabricante se tome la libertad de hacer cambios que aceleren el proceso de confección, sin importarle que el resultado no sea exactamente el pedido por el diseñador. Teniendo en cuenta lo elaborado de nuestro diseño y que lo ofrecemos en hasta 11 tallas (dado que hasta hay opciones de longitud de manga y pierna a igualdad de contorno) el confiar a ciegas en un fabricante podía dar al traste con nuestro trabajo de diseño. No estábamos dispuestos a que en la fabricación se evaporase ni uno de eso 96 segundos de ganancia. En busca de la perfección conseguimos dar con el fabricante ideal, el que conseguiría plasmar hasta el milímetro nuestro diseño. Como no podía ser de otra manera estaba en la cuna de la alta costura: Italia.

Ha sido un largo y duro camino hasta llegar a esa perfección. Un camino sin el glamour que hay en una pasarela de modelos de una semana de la moda. Pero nuestro S-Works Evade Skinsuit no tiene nada que envidiar a esas prendas de alta costura. Se ha diseñado y fabricado con pasión, con motivación, con obsesión por llegar a la perfección, sin racanear en tiempo ni en inversión. Es claro ejemplo de lo que sucede cuando se aúnan talento y motivación; nuestro equipo lo ha dado todo en cada uno de los pasos del proceso. Y gracias a ello hemos conseguido la prenda más aerodinámica en la historia del ciclismo, de la que se puede beneficiar todo aquel que tenga en lograr la máxima velocidad su principal objetivo.