Innovate or Die

REINVENTANDO LA CARRETERA

Esta es la historia de dos equipos y dos visiones diferentes que crearon la bicicleta técnicamente más avanzada que Specialized haya fabricado nunca. Esta bicicleta cambiará la forma en la que hacemos bicicletas para siempre, llevando esas innovaciones en un conjunto engañosamente clásico, diseñado con un objetivo simple: crear la experiencia de tu vida.

Innovate or Die

REINVENTANDO LA CARRETERA

Esta es la historia de dos equipos y dos visiones diferentes que crearon la bicicleta técnicamente más avanzada que Specialized haya fabricado nunca. Esta bicicleta cambiará la forma en la que hacemos bicicletas para siempre, llevando esas innovaciones en un conjunto engañosamente clásico, diseñado con un objetivo simple: crear la experiencia de tu vida.

Hace tres años, cuando nuestro equipo de producto de carretera en nuestro Centro de Innovación de Morgan Hill, California, se centró en una mayor integración en nombre de la aerodinámica, exprimiendo cada vatio por kilo y reduciendo cada gramo de resistencia, en ese momento comenzaron a soñar con una nueva forma. ¿Hay espacio para una bicicleta clásica con líneas refinadas, guiado de cables simple, abrazadera de tija normal, potencia tradicional y eje de pedalier roscado, todo construido sobre un cuadro con un enfoque singular en cuanto a calidad de conducción?

Mientras tanto, en Specialized Freiburg, nuestros gurús del carbono tuvieron un momento “eureka”: una nueva teoría sobre cómo se repartian las fuerzas a través de un cuadro. Esta teoría propuso que la forma era, con mucho, la variable más importante: una fuerza más potente en cuanto a calidad de marcha de lo que se imaginaba anteriormente. El equipo sabía que convertir esta teoría en práctica requeriría el proyecto de simulación más desafiante y extenso de nuestra historia. ¿Había algún proyecto que pudiera servir de base para este trabajo?

La respuesta a estas las dos cuestiones es la misma, la Aethos. Con la Tarmac SL7, una bicicleta de competición para todo tipo de recorridos, que satisface las necesidades de todos los corredores, existía la oportunidad de ofrecer una bicicleta totalmente dedicada a tener la mejor calidad de conducción.

La respuesta a estas las dos cuestiones es la misma, la Aethos. Con la Tarmac SL7, una bicicleta de competición para todo tipo de recorridos, que satisface las necesidades de todos los corredores, existía la oportunidad de ofrecer una bicicleta totalmente dedicada a tener la mejor calidad de conducción.

Aethos nació en el laboratorio de pruebas de Friburgo. Peter Denk, líder de ingeniería de Aethos, reflexionó sobre un cuadro en la plataforma de pruebas, observando cómo el carbono se flexionaba y respiraba bajo tensión de carga. Observó cómo cada fibra recogía la carga y la distribuía a la siguiente. Un concepto, una noción, empezó a aflorar.

“Sabemos cómo fluyen las fuerzas a través de un cuadro, pero después de mirarlo pensé, 'Hmm ...' Toda la industria cree que necesitamos un tubo diagonal grande y grueso que sostenga la BB. Creemos que conocemos las proporciones. Pero al ver cómo flexionaba, pensé: "¿Quizás está pasando algo más?"

Determinar exactamente lo que estaba sucediendo requeriría el proyecto de simulación más grande que Specialized haya realizado. El equipo creó más de 100.000 cuadros virtuales en todo el espectro del diseño. En este banco de pruebas virtual, probamos la rigidez de la caja de pedalier, la rigidez de la parte delantera y la rigidez general, tres medidas clave que nos permiten predecir cómo se conducirá un cuadro. Los datos derivados de esta prueba eran tan masivos que la única forma de procesarlos era con supercomputadoras. Por supuesto, las computadoras no te dicen cuál de los 100.000 cuadros es el mejor, solo arrojan una gran cantidad de datos.

"Básicamente, tuvimos una gran cantidad de resultados", dijo Peter. “Este cuadro ha sido un poco mejor en rigidez de BB, este un poco mejor en la parte delantera, este un poco más ligero. Fue una pesadilla."

Experimentamos con formas de filtrar estos datos y darle sentido, llegando a un sistema que descubrió tendencias dentro del análisis de esos datos. Al rastrear estas tendencias con un software personalizado, pudimos descubrir qué combinación única ofrecía el mejor rendimiento general del cuadro.

“El cuadro virtual era tan resistente y tan ligero que pensamos: '¡Si lo construimos con fibra de carbono, sería una locura!' Pero el mejor resultado fue que al seguir estas formas, eliminamos toda la rigidez del laminado. Ahorramos 150 gramos en composite ".
— Peter Denk

Cuando construimos el primer cuadro en bruto, solo pesaba 545 gramos. Funcionó tan bien en la plantilla de prueba que solo requirió 10 gramos más para estar listo para la prueba. En este punto, el equipo supo que habían descubierto algo descomunal. La corazonada de Peter era correcta. La corriente de pensamiento convencional acerca de las formas de los cuadros estaba equivocada.

La forma engañosamente simple de Aethos ofrece rigidez de manera más eficiente que cualquier cuadro anterior. Los tubos de pequeño diámetro en el eje del pedalier y el conjunto de sillín son los mejores, pero también necesitábamos un tubo superior y diagonal de gran diámetro para acoplarse al tubo de dirección más grande. La forma en que el tubo superior y el tubo inferior se estrechan hacia el eje de pedalier y el conjunto de sillín es igualmente importante.

La forma de estas uniones tiene un efecto enorme sobre la rigidez y la estabilidad bajo tensión de carga. El cambio más sutil de curvatura crea enormes diferencias de rendimiento. Sorprendentemente, lo que es menos importante de lo que se pensaba anteriormente, es la unión de tubo diagonal grande con un pedalier grande.

La Aethos no es ligera porque redujéramos el grosor de los tubos, es ligera porque la forma del tubo soporta la carga y permite la eliminación de la rigidez del laminado. El cuadro deflecta suave y maravillosamente bajo carga, pasando todas las pruebas con facilidad. Estas formas ofrecen un peso más que reducido. La estabilidad, la previsibilidad y la durabilidad se traducen en un hermoso equilibrio en la carretera.

"Como ciclista, tienes una sensación perfecta de lo que está pasando; en curva; te da mucha confianza. Notas mayor estabilidad con una mejor sensación de lo que hace tu neumático sobre el asfalto; te da la sensación de '¡ir más rápido!' "

El resultado final es la respuesta a todas nuestras preguntas: una bicicleta clásica con líneas limpias y hermosas que resulta ser el cuadro de disco de producción más ligero jamás fabricado. Es un cuadro que no es ligero porque perseguimos un objetivo, sino porque hemos reinventado el cómo se fabrican las bicicletas de carbono. Y lo hemos hecho por el ciclista, en busca de la mejor calidad de conducción en carretera.