SUDA CON ESTILO

Ultramaratonista, entrenadora de ciclismo e instructora de fitness, Robin Arzon cree que las personas normales pueden ser superhéroes. Ella cree que el ejercicio tiene poderes mágicos. Y piensa que nunca deberías dejar de estar a la moda para estar en forma.

“Probablemente para ser la Oprah del fitness”. Es lo que esperarías que esté garabateado en los márgenes del anuario de la Secundaria Robin Arzon. Pero Robin era mucho más un ratón de biblioteca que una atleta. Ella prefería pintar y crear, dibujar y escribir, antes que sudar. En los tiempos de la sencundaria, Robin simplemente asumió que no estaba hecha para hacer deportes o ser una atleta. Miraba alrededor de sus compañeros de secundaria que corrían, practicaban deportes y hacían gimnasia, con admiración —a veces deseando que pudiera ser como ellos— pero no se podía imaginar entre ellos. “Esa no soy yo. No puedo hacer eso”, se decía a sí misma.

Nos adelantamos en el tiempo a su estado actual de Embajadora del Sudor y vemos a Robin diciéndose algo bien diferente: HAZ COSAS INCREÍBLES.

ES INCÓMODO CAMBIAR, INCLUSO CUANDO EL CAMBIO QUE QUEREMOS HACER ES POSITIVO

Robin Arzon

Robin predica con el ejemplo; en 2012 corrió cinco maratones en cinco días. Además de ser una ultramaratonista, es una instructora de ciclismo, personal trainer y entrenadora de atletismo. Este año está en transición hacia competir en triatlón. Nos sentamos con Robin a hablar sobre cómo cambió su historia de no puedo a lo hago, y cómo hizo de alentar a otros a hacer lo mismo su misión en la vida.

Originalmente de Filadelfia, ahora viviendo en Nueva York, Robin tiene al mismo tiempo la intensidad de la costa este y tranquilidad. Nos conocimos en Los Ángeles en el set donde se estaba filmando 60 Day Bike Challenge, y la personalidad de Robin era tan llamativa como la vestimenta que llevaba ese particular día lluvioso.

Una vez escribiste “Tu vida es tu mensaje al mundo. Así que al caraj* todo, hazla interesante”. Esa es una declaración ciertamente intensa y énergética. ¿Alguna vez recibes críticas por ser tan colorida en cómo te expresas?

Si alguien me señala por mi personalidad, no lo escucho. [Risas] A los que me odian le digo que se lo tomen con calma. No puedes andar por la vida editando lo que haces para que te acepten. Tienes que hacer lo que a ti te parece, ser interesante, ¿me entiendes? Ese es el punto.

Solías ser abogada pero ahora eres conocida por ser una gurú de fitness atrevida y directa, que no se anda con delicadezas en el fitness. Son dos mundos bastante diferentes. ¿Cómo decidiste dejar uno por el otro?

Yo era fiscal. Una abogada corporativa. Era muy honesta, tenía casos realmente buenos y era buena en lo que hacía. Pero en un momento comencé a contar los minutos antes de irme de la oficina para salir a correr. Me di cuenta de que me encantaba correr, y andar en bici, y sudar más de lo que me encantaba el desafío de ser fiscal.

Pero ambos mundos son exigentes. Ser abogada es exigente mental e intelectualmente, y ser ultramaratonista es exigente físicamente, ¿no?

En realidad, creo mucho que cualquier actividad deportiva es más un desafío mental. Las cosas que nos decimos sobre lo que estamos haciendo afectan nuestro rendimiento. Nunca pensé que podría ser una corredora, por ejemplo. Eso era para los otros, no era lo MÍO. Pero en un momento me di cuenta de que no tenía elección. Tenía que decidir qué era lo mío.

¿Así que lo que decidiste fue simplemente ir y hacer una carrera de 10k sin ninguna preparación o entrenamiento?

¡Claro que sí! Pensándolo bien, no fue la forma más inteligente de hacerlo, pero una vez que me dije que podía hacerlo —que iba hacerlo— simplemente tenía que hacerlo.

Este año te estás ramificando para competir en tu primer triatlón. ¿Le estás dando el mismo enfoque o lo estás preparando diferente, y crees que tu trabajo como instructora de spinning te ayudará?

Definitivamente. Estoy trabajando con un entrenador para prepararme para esto. El entrenamiento corriendo y en la bici está marchando muy bien, pero me está costando la natación. Es como... respirar abajo del agua, o estando abajo del agua se hace muy difícil respirar. ¡Y eso que mis pulmones son muy fuertes! Tengo una gran capacidad pulmonar y estoy súper en forma y puedo correr por días sin parar, pero cada vez que voy a la piscina a nadar se me hace muy difícil e incómodo y ese me pone un poco ansiosa. Es un baño de humildad. Pero eso es bueno.

EN UN MOMENTO ME DI CUENTA DE QUE NO TENÍA ELECCIÓN. TENÍA QUE DECIDIR QUÉ ERA LO MÍO.

Estás constantemente buscando nuevos desafíos y formas de motivarte a hacer más. De hecho, parece que te sientes bien estando incómoda. ¿Es verdad?

Definitivamente. Creo que… mucha gente se vuelve complaciente y no se exigen a sí mismos y es una forma de malestar cultural que simplemente aceptamos. Es como que aceptamos estar simplemente bien, en lugar de desafiarnos a tratar de estar mejor que simplemente bien. Es incómodo cambiar, incluso cuando el cambio que queremos hacer es positivo. Y no quiero idealizar el dolor y decir que “sufrir es gloria" y todo eso. Al caraj* con eso. Solo digo que estar mejor que simplemente bien va a exigir algo de esfuerzo y de incomodidad, pero con el tiempo se vuelve más fácil. No puedes cambiar tu historia sin desafiar las historias que te has estado contando tú mismo.

¿De dónde sacas tu inspiración? ¿Quiénes son tus mayores influencias?

Mi familia. Vengo de un fuerte linaje de mujeres poderosas. Cada mujer de mi familia es una rebelde en su propia forma. Mi madre es una gran influencia, por supuesto. Pero incluso mi hermana menor... ella está en India trabajando para una ONG para generar un cambio real para las personas de las comunidades de allí. Somos personas muy diferentes. Ella es mucho más sabia que yo.

Tú eres muy extrovertida, intensa, entrenas mucho y tienes un trabajo muy público. Eso significa una agenda bastante completa con mucha energía volcada hacia el mundo. ¿Cómo mantienes el balance y recargas?

Bueno, para ser honesta ahora mismo no hay mucho nalance. Además de enseñar, ser intructora y entrenar, también estoy escribiendo mi primer libro, y estoy trabajando en algunas ideas para una línea de ropa. También estoy construyendo un imperio “Sweat with Swagger (Suda con estilo)” que combina moda y fitness. También edito mi revista online, un proyecto apasionante, que se llama UNDO ORDINARY. Me encanta escribir sobre mis pasiones. Alimenta mi alma creativa, así que incluso si es mucha la energía que sale, también es mucha energía la que vuelve a mí. [Pausa] Es raro… nunca he sido una persona solitaria, pero ahora mismo, la soledad es un refugio. Los momentos de calma me recargan.

¿Haces algo como meditación o yoga en esos momentos de tranquilidad?

Sería una loca de mierd* si no meditara. Hace algunos años un amigo mío me enseño una forma de meditación que me ayudó muchísimo en un momento complicado. Así que ahora medito 20 minutos cada mañana y cada noche.

Una vez dijiste que las personas normales pueden ser superhéroes. ¿Qué quisiste decir con eso?

Creo que las personas comunes y corrientes pueden ser heroicas de alguna forma. Los héroes no tienen que estar ahí afuera, sino alguien más. Cada atleta profesional comenzó como un principiante y se dijo a sí mismo “No puedo” en un momento u otro. Pero si puedes o no es una elección. Tienes que ser tu propio héroe. Decirte a ti mismo que no puedes hacer algo es un mal hábito, un hábito mental mengativo, y no es fácil de corregir. Tengo amigos que son atletas olímpicos, los mejores de los mejores del mundo, y en algunos momentos de autocuestionamiento se sientan y se dicen a sí mismos “Soy un put fraude”. Así que es importante recordar que todos luchamos contra la misma mierd dentro nuestro.

TIENES QUE SER TU PROPIO HÉROE.

Si eres tu propio superhéroe, ¿cuál es tu súper poder?

¡El pensamiento ilusorio! [Pausa] Bueno, puede ser bueno y malo. De una forma u otra, las historias que nos decimos a nosotros mismos nos influyen para mejor o para peor. Para mí se trata de tomar control de esa voz interior. Si me dice que no puedo hacer algo, quiero mostrarle que está equivocada. A veces tengo que entrar en algo así como una ilusión forzada para luchar contra esa autoimagen negativa.

¿Algún consejo para las mujeres que tratan de equilibrar vidas ocupadas y varias responsabilidades con querer hacer ejercicio y estar más saludable y en forma?

Aun cuando pueda parecer que estás agregando algo más a una eterna lista de cosas para hacer, creo que anotarse para algún tipo de evento es realmente importante. Puede ser un catalizador para superar la mayor resistencia. Una vez que te anotas para un evento tienes que hacerte cargo. Ya sea que pagaste la inscripción o si es una cuestión de orgullo... las personas tienen más chances de terminar algo si se comprometieron oficialemente a hacerlo. También, compartir las noticias con otros, contarle al mundo sobre tus metas, porque en el momento que le cuentas a tu mejor amigo o a tu madre o a Facebook, esa meta se vuelve más real. Incluso si no crees que eres competitiva, tener una meta es importante para ayudarte a mantenerte enfocada y por buen camino. Sin importar qué tan difícil o incómodo sea el entrenamiento, cada pequeño paso, cada corrida y cada ejercicio es una victoria.

Lunes, 1 de junio de 2015