Little Trail Hunter

Acompáñanos en este conmovedor episodio de la serie Trail Hunter y verás a Matt Hunter y su hijo Robbie aventurándose para pasar un poco de tiempo juntos a las afueras de Kamloops, en la Columbia Británica.

Si se aprende una sola cosa de este vídeo es esto: que las cosas no tienen por qué ser complicadas para ser gratificantes. Un padre, un hijo, unas bicicletas y un sendero, son todo lo que se necesita. Recientemente Matt Hunter llevó a su hijo, Robbie, a hacer un pequeño viaje y pasar la noche en las afueras de Kamloops, cerca de donde viven. Este recorrido serpenteante, con tiempo para detenerse y explorar a lo largo del camino, demuestra que son las cosas pequeñas, el simple hecho de estar juntos y compartir la aventura, lo que nos trae alegría. El pequeño Robbie podrá tenerlo todo por delante a medida que vaya creciendo, pero puedes puedes apostar por que su papá va a estar siempre allí para mostrarle el camino.

"Montamos por allí porque está cerca de casa y tiene colinas suaves y bonitas para la Hotwalk", dice Matt, explicando la ruta que han elegido. Vemos como improvisan a lo largo de suaves pistas, Robbie arrastrando los pies para reducir la velocidad cuando se pone a correr un poco más de la cuenta, Matt llevándole cuando el terreno se empina un poco. Es un viaje formado por momentos que reconocemos o anhelamos de nuestra propia infancia, tan bonito como libre de complicaciones.

Me encanta la forma en que se emociona por las cosas más pequeñas. "Mira papá, ¡es un poco de caca!”

Matt Hunter

"Siempre está pidiendo ir a montar en bicicleta y acampar y pescar", dice Matt, "Así que eso es lo que hicimos."

La Hotwalk, un regalo de Specialized cuando nació Robbie, ha tenido ya mucha acción. "Él ha estado viajando desde que tenía 13 meses de edad [ahora tiene dos años]. Quitamos el sillín y la customizamos con espuma para que fuera lo suficientemente baja para él. Comenzó a impulsarse con ella tan pronto como pudo caminar”.

Preguntamos a Matt si tenía algún consejo para quien vea esto y quiera hacer un viaje por su cuenta. "Just do it!", nos dijo. "El remolque es muy útil para llevar suficiente comida y la ropa y equipamiento para estar cómodos, y queda espacio en su parte posterior para llevar a un niño de dos años, cuando las colinas se empinan demasiado".

Unas bicicletas, un sendero suave, espíritu de aventura, y dar algún que otro salto mientras tu hijo te anima. Se trata de una receta simple para la aventura que cualquiera puede seguir.

No es necesario ir muy lejos para crear una verdadera aventura para un niño. Hemos acampado a menos de un kilómetro de casa.

Matt Hunter

CREDITS

Video by Matt Miles
Photos by Sterling Lorence, Matt Miles

Published

Miércoles, 5 de octubre de 2016