Esta web utiliza cookies. Para continuar usando esta web debes aceptar el uso que hacemos de las cookies. Para obtener más información visita nuestra Política de Privacidad y Cookies.

EL DIRECTOR DEL CIRCO

El equipo Specialized Racing Mountain se compone de muchas partes móviles. Afortunadamente, Benno Willeit, director del equipo, está ahí para orquestarlo todo y controlar a esos jóvenes extremadamente talentosos. Descubre cómo Benno acabó siendo el maestro de ceremonia de este grupo de artistas de talla mundial.

¡Pasen y vean, pasen y vean! Señoras y señores, niños y niñas. Preparen sus ojos para el magnífico espectáculo que viene a continuación. Serán actuaciones de pura fuerza y coraje, difíciles de creer si no se ven. Respiren bien profundo al ver como los ciclistas sin miedo protagonizan hazañas espectaculares por las laderas de las montañas más escarpadas. Suspiren con deleite e impresión al ver a estos temerarios bajar por esos descensos vertiginosos. ¡Pasen y vean! Bienvenidos al espectáculo más rápido del mundo.

Si alguna vez has ido al circo de tu ciudad, sabrás que se configura como las piezas del Tetris. Un convoy de camiones y remolques repletos de material y artistas llega a un extremo de la ciudad, buscando el lugar ideal para montar todo el equipo, todo mientras tratan de que los monos no estén muy cerca de los leones. El público nunca ve lo que hay detrás del telón, ni la persona que tira de las cuerdas ni la que monta las jaulas. No sabemos de la existencia de esos trabajadores ya que nos quedamos asombrados por el propio espectáculo, con sus fantásticos artistas. Para Benno Willeit, el manager del equipo Specialized Racing de MTB, montar y acomodar al equipo en su sitio en una competición, le parece algo parecido a traer el circo a la ciudad. Pero en su caso, los acróbatas, domadores y trapecistas son los mejores ciclistas de XC y DH del mundo. Equipados con productos de la gama S-Works. ¿Y Benno? Bueno, él solo es el hombre que tira del telón. El mejor director de circo del espectáculo más rápido del mundo.

La labor Benno es la típica reflejada en tantos libros del que ha trabajado desde abajo hasta la cima. Su primer trabajo en mountain bike, hace 13 años, fue conducir el camión y montar las carpas del equipo de entonces de Christoph Sauser, el Siemens-Cannondale. Confiesa que en su día no sabía ni como arreglar una bici y describe la sensación de “como que te tiren a un río de agua helada” en cada nueva situación, en la que había que decidir al instante entre nadar o que te llevara la corriente.

“No sabía ni como quitar unos pedales”, algo que dice mucho de su capacidad de aprendizaje, porque tres años más tarde, cuando Sauser fichó por el equipo Specialized, llegó como mecánico personal del suizo.

“Tampoco sabía hablar inglés cuando empecé, que complicó todo mucho más. Pero siempre me decía a mi mismo, ‘es solo una bici’. Alguien la ha diseñado y está fabricada por humanos, sólo necesitas encontrar una solución. Tienes que esforzarte”.

“De hecho” añade, ponderando como ha pasado desde estar en lo más bajo hasta ser el único mecánico en el que Sauser confía, “ahora que lo pienso, hay más pasión que esfuerzo”.

NI SIQUIERA SABÍA CÓMO QUITAR UNOS PEDALES.

— Benno Willeit

Pasión, una palabra que define mucho a Benno, y no sólo por su pasión por la competición sino también por la motivación que le da a los ciclistas. Como un auténtico director de circo, también es un punto de unión entre los ciclistas y el equipo de ingenieros encargado de diseñar los productos con los que compiten.

“Con los formatos, circuitos y condiciones cambiando cada año, siempre quieres estar por delante de la competición. Hay que saber anteponerse a los inconvenientes. A veces, eso significa que hay que diseñar o improvisar algo completamente nuevo, y tengo que decir a los ingenieros lo que hace falta para mejorar y seguir estando arriba en las clasificaciones. Por tanto, en cuanto investigan y sacan nuevos prototipos, hacemos algunos tests para darles nuestras impresiones. Siempre trabajamos así para dar lo mejor a nuestros ciclistas. El trabajo bien hecho es muy satisfactorio y es un lujo trabajar en una marca tan innovadora, donde todos tus compañeros de trabajo comparten tu pasión.

Ver al equipo Specialized Mountain en ruta de una carrera a otra es un espectáculo en sí mismo. En Europa normalmente lo forman dos monovolúmenes, dos furgones y, lo que llama más la atención, el gran camión. En la sede central europea en Holzkirchen junto a Munich, disponemos de todas las facilidades y equipamiento para los ciclistas, mecánicos, preparadores y masajistas. Todo material necesario para que el equipo esté siempre al 100% en cada cita de la Copa del Mundo. Una vez asentados, se empieza a montar lo que se podría describir como una pequeña villa para nuestros ciclistas, con detalles como una súper TV con sofás delante donde poder relajarse antes y después de las carreras. Los mecánicos se encargan de poner a punto la Era de Annika Langvd o la Fate de Kate Courtney, la Epic de Jaroslav Kulhavy o la Demo de Aron Gwin, para que no haya ningún problema. En el ambiente se respira tranquilidad pero sin perder la profesionalidad; es el aire que le gusta respirar a Benno.

“Lo que mejor se le da a Benno es crear un ambiente tranquilo para que los ciclistas se relajen y concentren” dice Ned, ‘el pulmón’ Overend. “Sabe que los ciclistas están sometidos a mucha presión, incluso ellos mismos son los que se la ponen encima. Por eso considera que estar relajado es muy importante, puede marcar la diferencia entre ganar o perder”.

“Además, es muy versátil” añade Gavin Noble, Mánager de Marketing de Deportes, “su personalidad es tanta que siempre está alegre y positivo. Todo el mundo que le conoce y confía en él, le respeta mucho”.

Con el éxito que tiene el equipo (con la victoria general de Aaron Gwin en la Copa del Mundo, la primera victoria de Annika Langvad en una prueba de Copa del Mundo y otra victoria en la Cape Epic para Sauser y Kulhavy) viene el deseo de querer seguir estando en lo más alto.

No sólo son los atletas los que quieren ganar.

“Nos motivamos entre nosotros para mejorar cada día”, dice Benno, hablando sobre miembros de staff. “Estar a ese nivel significa que todo tiene que salir perfecto, por ello los mecánicos están bajo presión también”. Para y sonríe. “A ver, seguimos vacilando un poco a John Jall, el mecánico de Gwin, sobre cuando rompió la cadena en Leogang. Somos estrictos en el trabajo, pero lo intentamos hacerlo lo más divertido posible”.

Todo este plantel de atletas, miembros de staff y vehículos no aparece de la nada por arte de magia. Hay una planificación y logística previas con más de un año de antelación aproximadamente. Estate atento mientras Benno despliega su planificación.

“En cuanto el calendario de la UCI se publica (normalmente en julio), empezamos a planificar la temporada siguiente. Ya sé cuando va a ser la Cape Epic, la primera Copa del Mundo o los Juegos Olímpicos. Hay que que empezar cuanto antes a organizarlo para ir pidiendo todo el material. Dylan van der Merwe es el encargado del material y tiene que saber a donde hay que enviar todo. Por ejemplo, en cuanto sé la fecha de la Cape Epic en Sudáfrica, le digo a Dylan que envíe 200 cubiertas allí para que estén cuando lleguen nuestros ciclistas. Luego habrá Copa del Mundo en Cairns (Australia) y hay que procesarlo de la misma manera. Así es como trabajamos”.

Por supuesto, todo el mundo tiene que tener un sitio donde dormir; hay que reservar con la mayor antelación posible si quieres tener un buen lugar para el equipo. Hay un poco de caos últimamente en las oficinas desde los que los contratos S-Racing no finalizan hasta diciembre, así que los vuelos se organizan a principios del año. Benno resalta que es determinante con cuanta antelación hay que estar en las carreras para que los ciclistas no lleguen muy cansados al día de la carrera o para aclimatarse.

Aunque el material esté listo, los atletas recogidos del aeropuerto, y las bicis a punto, el caos todavía no ha acabado. Hay cenas que organizar, asignaciones de habitaciones que hay que cuadrar, horarios que planificar, como llevar a todos al mismo sitio, con el material correcto en el vehículo correcto. Y así sigue.

“¿Sabes?, a veces creo que sólo pensarlo me da más dolor de cabeza que hacerlo".

NUNCA ESTÁS SOLO, SIEMPRE HAY ALGUIEN A QUIEN PREGUNTAR. YO NO TENGO MIEDO A PREGUNTAR, PORQUE NUNCA PUEDES SABERLO TODO.

Se dice que una de las mayores virtudes que tiene Benno es el equilibrio, la habilidad de mantener a distintas personalidades conviviendo en el mismo sitio con harmonía haciendo malabares con piezas de puzle. Con casi 20 miembros en el equipo, dependiendo del evento (once ciclistas y los asistentes), el papel de Benno es solucionar cualquier problema que surja.

“Es difícil manejar a todas estas personas con distintas personalidades”, dice Gavin Noble. “El equipo es único ya que somos los únicos que tenemos equipo de DH y XC. Por ello, puedes tener a un lado de la mesa a Kate Courtney y a Lea Davison haciendo una pelea de gallos mientras que al otro lado de la mesa está Troy Brosnan jugando a un juego en móvil. Tienes a mecánicos, masajistas, atletas jóvenes, y los más veteranos, todos sentados alrededor de la misma mesa, y Benno es el que lo mantiene todo en equilibrio. Sabe hablar inglés, alemán e italiano perfectamente”.

“Creo que el secreto es que no puedes mantener a un equipo tú solo” dice Benno. “Simplemente, no va a funcionar. No puede ser que sea la decisión sólo de un ciclista o de un miembro de staff, ¿verdad?. Tienes que encontrar el equilibrio entre satisfacer a alguien haciendo a otra persona estar en descontento. Es un compromiso. Tienes que ver que quiere el atleta, que quiere el miembro de staff y buscar una solución para que los dos estén satisfechos”.

“También hay normas” dice Benno, “un ciclista no puede pretender dejar su bici a las 5 de la tarde a los mecánicos y esperar que a las 7 del día siguiente esté a punto. No funciona así. Pero para estos casos soy abierto. No es el ejército, es más como una gran familia. Lo bueno de una familia es que puedes hacer las cosas mal sin que el resto de la familia te lo reproche. Por eso que estoy yo aquí.

“También se trata de saber motivar individualmente a los ciclistas, para que vayan logrando sus objetivos . Se trata de celebrar victorias y saber lidiar con las derrotas, incluso cuando esas derrotas han sido por circunstancias ajenas a la carrera”.

“Ha habido años en los que las cosas no han ido tan bien. Por ejemplo con lo que pasó con Burry.” Dice Benno, hablando del atropello que acabó con la vida del sudafricano del equipo, Burry Stander, en enero del 2013.

“Desde los mecánicos hasta los masajistas, hasta yo como el mánager del equipo, intentamos hacer la vida del ciclista lo más fácil posible para que sólo se concentre en entrenar y competir. Los otros miembros del equipo se convierten en tus hermanos y hermanas . Sufres, ríes, pasas por buenos y malos momentos junto a ellos. Lo que le pasó a Burry, no quieres que le pase a nadie de tu familia, equipo y en general a nadie. Pero tienes que afrontarlo. Ya no se puede hacer nada al respecto, así que por le menos vamos a hacer que esté orgulloso de nosotros, no le olvidamos. Vamos a intentar volver a estar felices porque no queda otra”.

No hay duda de que un buen equipo de staff es importante, liderado por un manager respetado y efectivo. Crear calma cuando hay tensión, disolver el drama para crear tranquilidad y hacer que el equipo funcione lo mejor posible. Este ambiente llega hasta el límite de saber quien se lleva mejor con quien, algo clave a la hora de asignar compañeros de habitación.

“No puedes poner a cualquiera en una habitación” dice Benno. “Puedes tomar varias opciones para juntarles pero la próxima vez debes compartirla con otra persona, para relacionarte con todos los miembros del equipo. No sé si habrá alguna fórmula mágica para ser el mánager perfecto. Pero honestamente, no sé lo que estoy haciendo ni la mitad del tiempo”, dice riéndose.

Eso sí, Benno reconoce que tiene que delegar parte de su trabajo entre otros miembros del equipo. Más aún desde que tomó las riendas del equipo de DH este año también. Por eso, confía en personas como Claire Rushworth para organizar vuelos y hoteles, o Kandice Buys para organizar aspectos del equipo de XC.

“Como jefe mánager que soy, tengo que revisarlo todo, para asegurarme de que todo el mundo sepa lo que tiene que hacer. Quien tiene que hacer qué, quien tiene que ir a las zonas de avituallamiento, a las técnicas o quien tiene que estar con los ciclistas”.

Recientemente Christoph Sauser ha pasado a ser algo más que un ciclista profesional, ya que también ejerce de entrenador del equipo de XC.

“Ahora es una pieza clave para nosotros”, dice Benno, “tiene mucha más experiencia que los demás y les enseña cosas nuevas, a los jóvenes a mejorar rápidamente y a cometer menos errores“. ” Así que no soy yo solo el que hace cosas. Nunca estás solo, siempre hay alguien a quien preguntar. Yo no tengo miedo a preguntar, porque nunca puedes saberlo todo”.

Puede que sea por su experiencia que no para de crecer o por sus ganas de hacerlo bien. O puede que Benno Williet ya naciese con las cualidades para ser el director del circo que es el mejor y más rápido equipo de competición del mundillo de las carreras de mountain bike.

¡Pasen y vean, pasen y vean! Bienvenidos al show más rápido del mundo.