Esta web utiliza cookies. Para continuar usando esta web debes aceptar el uso que hacemos de las cookies. Para obtener más información visita nuestra Política de Privacidad y Cookies.

Para los Amantes del Ciclocross

Los guerreros del fin de semana lo sienten. Los Pro lo consiguen. El ciclocross tiene ese delicioso picor que se mete en la piel y tienes que rascarte, un breve destello de diversión antes del invierno que ya está entrando. En esta serie, exploramos la esencia del por qué nos gusta tanto la disciplina del Ciclocross.

NAMUR & HEUSDEN-ZOLDER, BELGIUM

UCI World Cup #5 & #6

Vienen. Vistiendo sus botas de agua, chubasqueros y bufandas, llegan en masa, buscando el santuario del Templo del Ciclocross. Caras brillantes en contraposición al día gris, están momentáneamente abducidos, guardando sus voces para la debacle final. Estudiando a cada ciclista buscan a sus ídolos, corredores que surgen cada fin de semana, carrera a carrera, resultado a resultado. El aire está denso. Pronto lanzarán sus gritos al cielo, entonando los nombres de los que adoran. Un coro cantando al unísono, estimulado por los gofres, regocijándose en el espectáculo. Dicen que los fans del ciclocoss belgas están locos, pero ¿No son todas las religiones parecidas? Silencio, la ceremonia está a punto de comenzar.

Los corredores se reúnen, hay empujones como si fueran caballos desbocados. Con las obligaciones de las carreras profesionales de carretera y montaña cumplidas, son libres para disfrutar por su pasión de jugar y saltar por el barro, charcos o nieve. En este momento están concentrados y listos, pensando solo en la primera vuelta. De sobrevivir al inicio, sobrevivir a la primera curva, sobrevivir al caos. Sabiendo que, si terminan delante, serán llamados al púlpito, dejarán que sean sus cuádriceps lo que lleven la conversación.

La primera vuelta es siempre una lucha donde sacas codos y tratas de defender tu posición o tratas de moverte lo más rápido posible. Como en la primera vuelta, a veces es un poco como una guerra, pero una guerra agradable.

Christine Majerus, Boels-Dolmans and ‘cross addict

La multitud va y viene sobre la pista. Como una bandada de pájaros ruidosos, están atrapados por el ritmo de la carrera y se precipitan a la acción. Los ciclistas pasan y por un breve momento, sacan las manos de los bolsillos de sus chaquetas para aplaudir. Hombres musculosos, rostros alineados con décadas de recuerdos de carreras, conversaciones de estado de forma y posibilidades. La fiesta continúa. La congregación está unida en su éxtasis-saben y que pronto, un héroe se levantará.

El plato fuerte está ahí fuera y los mejores ciclistas comienzan a sonar en el tablón. Habilidad. Suerte. Diversión. Hambre. Las apuestas están hechas y un ciclista es bendecido. ¿Quién será hoy? Hay una sensación abrumadora de la unión entre tierra y lodo, después de todo, lo que es para uno es lo mismo para todos en estas condiciones. Vuelta tras vuelta, los ciclistas tiran con fuerza sobre las rampas para luego soltar el ritmo, mientras otros resurgen de la masacre. El grupo cabecero se reduce, hasta que finalmente se determinan las posiciones y se levantan las manos victoriosas de esta semana. Con un resoplo de aire y los aplausos del público, la ceremonia ha terminado.

El refrán dice que si no es divertido, no lo estás haciendo bien y con todo y los videos en cámara lenta y fotografías épicas que a menudo se presenta de las carreras de ciclocross, es fácil olvidar que la razón principal de que todo el mundo lo ama es precisamente eso. Diversión. Diversión a lo grande, juego, competición. Es divertido para los ciclistas. Es divertido para los espectadores. ¿Quién no amaría una religión basada en eso?

Siguiente—Campeonato del Mundo UCI. Oremos.

Si haces una entrevista después de la carrera, ellos (los ganadores) probablemente dirán 'Oh, me divertí mucho', y el último también te dirá ‘¡Ah, fue impresionante, me divertí mucho! 'Y eso no es necesariamente algo que ves en las competiciones de carretera. Quiero decir, no le preguntes al último en una carrera de carretera cómo le fue en la carrera. Probablemente dirán: 'Bueno, olvidémoslo.'

WEST SUSSEX, REINO UNIDO

Round 8, London X League

Hace frío ahí fuera, sales de la cama de todas maneras, arrastras los pies sobre el suelo calentito recogiendo tus cosas mientras masticas una tostada. Más tarde, esa misma mañana cargas tu bici sobre el techo de tu coche, ves que el cielo está amenazante, ¿La lluvia estará presente en el pronóstico del tiempo? Ya estás pensando en la presión de los neumáticos y cómo limpiar la bici después de la carrera. Sales de tu ciudad, desaparecen los últimos edificios, ya estás en el campo. Conduces tranquilamente, hay tiempo, tu carrera es a las 2 de la tarde, llegas y aparcas. Ves a tu alrededor un montón de gente que ha pensado como tú y sonríes. Piensas: "esta es mi gente", empiezas a ver rostros conocidos, y los familiares de estos. Es la comunidad, para ti es como una segunda familia.

Paras el motor, y soplas aire caliente sobre tus dedos. La leche! Es la hora. Sales del coche.

(Algunas veces) Compito con gente conocida, no voy a competir por estar entre los 10 primeros... Siempre hay alguien con quien competir, es lo realmente genial.

Rudy Melo, 5th Floor

Hay algo increíble en las carreras de ciclocros como en la London X League. Encarnan el espíritu de la comunidad del ciclocross en todo su sentido, dando su apoyo, competitividad, y lo mejor de todo, diversión. Hay clubes que cada fin de semana se turnan para montar la carrera de forma voluntaria cada fin de semana. Luego los ciclistas que llevan el deseo de superación en su propia carrera y participan dando igual las condiciones del circuito. Y luego están las familias y amigos que prestan su apoyo, semana tras semana y con su entusiasmo consiguen motivar a todos los ciclistas desde los 10 años a los de más de 50. Juntos hacen la magia del ciclocross.

Los Ángeles, California

'Cross Crusade #2: UCI CXLA

Los encontrarás en los parques del barrio por las noches entre semana, ensayando los movimientos sobre la hierba. Uno, dos, tres, escalón, uno, dos, tres, escalón. En esta danza, la danza del ciclocross, ensayar es importante. Repeticiones de desmontar y montar, arriba , abajo, arriba, abajo. Llevar la bici al hombro y posarla de nuevo en el suelo suavemente. El fin de semana está llegando y tienen ensayados todos los movimientos. Desenganchar el pedal, desmontar, balancear, saltar, y dejar de nuevo la bici delicadamente. Hay principiantes con sus nuevos movimientos, además de los que saben, trabajando en afinar aún más esta danza.

Por supuesto Cody Kaiser nunca se describiría así mismo como un señor, pero no se puede negar para ser precisos, que tuvo su momento en los nacionales de Ciclocross en 2014, cuando los fans lo vieron como un señor en su particular forma de subir escaleras. En aquel video la gente alucinaba de cómo subía las escaleras haciendo bunny hops de una manera rítmica. Pero no te engañes, para hacer eso Cody practicaba en el parque todas las noches entre semana. Para dominar el baile, tienes que conocer todos sus pasos.

En ciclocross no tienes esa capacidad de estar en medio de la nada y solo concentrarte en tus pensamientos. Es como un show de heavy metal, pero en una carrera de bicicletas.

Cody Kaiser

El ciclocross es rápido, corto y divertido. Y cuanto más montes y corras antes tendrás la capacidad muscular para tener éxito en tus objetivos. La danza y su coreografía se convierten en tu segunda naturaleza al sortear los barrizales o los bancos de arena, como ya sabes. Pasar la bici por los montículos no supone ningún esfuerzo y el desmontar se empieza a hacer sin esfuerzo, y lentamente, los momentos de estrés se desvanecen. Entonces, quizá un día, haces algo increíble en una carrera y ya siempre lo volverás a hacer. Como Cody Kaiser sobre esas escaleras. No hay presión, pero...

“La gente espera que suba todos los escalones y salte todos los obstáculos, y si hay una zona para desmontar, esperan que yo lo haga sobre la bicicleta

El fin de semana se acerca. Nos vemos en la pista de baile.

Portland, Oregon

"Cross Crusade #1"

¡Monta!

El rugido de la horda de gente llena tus oídos cuando te has aprovechado del peralte en la mejor de las trazadas. Esa bajada tiene una alta probabilidad de caída, y por eso esta horda de gente se ha conglomerado aquí. No hay presión. Diriges tu bici hacia abajo y balanceas las piernas mientras permaneces erguido. El barro, está pastoso, y la idea inicial de bajar por tu trazada se desvanece al bajar de culo como lo harías en un tobogán con tu bici. La gente anima con entusiasmo tu desgracia, riéndose de la absurda ridiculez del momento, remontas y sigues adelante. Esto es la Cross Crusade de Portland, las condiciones son bastante malas, pero para ti es absolutamente lo perfecto.

Siempre bromeo, "Sí, corremos durante 45 minutos y después pasamos cuatro horas limpiando la porquería"

Cindy Lewellen, Poler CX Team

Una carrera de ciclocross es algo diferente a cualquier carrera de bicicletas, carrera hacia el exterior, pero fiesta en el interior. En el extremo del circuito, los que más andan van delante y en la parte posterior hay ciclistas que van al límite, a punto de explosionar. Todo es una apuesta y cualquiera podría hacerse con la victoria. Es obvio que todos intentan hacer el mejor tiempo sobre su bicicleta, como es normal.

"Todos competimos en la categoría single speed" dice Ryan Barret del equipo Poler CX, hablando de Portland como escenario, "y realmente no hay reglas en esta categoría. Así que encontrarás una gran cantidad de gente diferente desde los muy competitivos hasta la gente que se lo toma más tranquilo incluso tomándose una que otra cerveza, por lo que acaba siendo un gran conjunto de buen rollo y buenas vibraciones.

Los más puristas dicen aquello de "Sí, pero no es Bélgica (a pesar de que las condiciones climáticas parecen dar esa impresión" Pero nadie que corra aquí lo diría realmente. Igual que las carreras en el Pacifico Nordeste tiene lo propio, o Australia, España, Reino Unido o donde sea, por eso el ciclocross está dondequiera que lo practiques.