Esta web utiliza cookies. Para continuar usando esta web debes aceptar el uso que hacemos de las cookies. Para obtener más información visita nuestra Política de Privacidad y Cookies.

Doble vida

Annika Langvad no necesita preocuparse de apretar los dientes cuando cruza la línea de meta en una victoria. La ciclista profesional de mountain bike del equipo Specialized Racing y dentista en prácticas sabe cómo mantener una sonrisa sana y cómo mantener el equilibrio entre dos carreras completamente diferentes e igualmente exigentes. Así es cómo la Campeona del Mundo sonríe y lo gana todo.

Casi como obras de arte en una exposición, dos bicicletas cuelgan de la pared del pequeño apartamento de la ciclista pro cross-country Annika Langvad en Copenhague. Otra bici permanece en un rodillo en el salón, frente a un pequeño televisor para los entrenamientos indoor. Lo que rivaliza con su equipo de ciclismo y trofeos, es su desbordante librería con literatura académica para una futura dentista. Y no, no pertenecen a su compañero de piso o pareja. Son parte del plan de vida de Langvad. Cuando esta danesa de 30 años no monta en bici, se dedica a estudiar odontología.

Entre ganar su tercer Campeonato del Mundo el próximo junio y la preparación de los Juegos Olímpicos de Rio 2016 (marcarían sus primeros Juegos Olímpicos ya que no pudo asistir a Londres debido a una lesión), Langvad siempre encuentra un hueco para los libros. Estudiar para los difíciles exámenes le ocupan la mitad de su tiempo. Cuando puede, cambia la inmaculada bata blanca por su kit de barro y se adentra por los frondosos senderos verdes por los que entrena.

Concentración, disciplina y la capacidad de priorizar han ayudado a Annika a tener éxito en estos dos campos tan diferentes. Persiguiendo este sueños los últimos ocho años, ha conseguido llevar una vida totalmente normal, incluyendo a su novio Thomas. No ha sido fácil, pero como Annika explica a continuación, ha merecido totalmente la pena.

TUVE QUE APRENDER A CREER QUE LO QUE HAGO ES LO CORRECTO. ESO HA SIDO SIN DUDA, LA LECCIÓN MÁS DURA.

YOUR RIDE. YOUR RULES (YRYR): ¿Cuándo tuviste contacto por primera vez con la bici de montaña?

En 2006, me trasladé a Copenhague para estudiar odontología y me uní a un club de triatlón local para hacer ejercicio. Ese invierno, cogí la bici de montaña para ponerme en forma. Pensé que era muy divertido y descubrí que se me daba bastante bien. Al año siguiente me uní a un club local de mountain bike y empecé a participar en carreras amateurs cerca de Copenhague, y finalmente me inscribí en algunas competiciones internacionales. Fue entonces cuando me enganché aún más y empecé a seguir un plan de entrenamientos más estructurado para desarrollar la habilidad y la fuerza. Desde entonces, todo ha sucedido muy rápido.

YRYR: ¿Cómo consigues compaginar los estudios y el entrenamiento?

Tiene mucho de ensayo y error. Al principio era demasiado optimista, pensé que era posible estudiar y entrenar todo el día. Hasta la primera mitad del 2011, conseguí hacer ambas cosas pero en verano, los estudios, los viajes y la competición empezaron a pasar factura. Estaba agotada. Era demasiado. Me tomé mi tiempo para encontrar mi propio equilibrio. Tenía que escuchar a mi cuerpo y reaccionar. Actualmente, tengo un buen plan hasta el 2017.

YRYR: ¿Cómo te organizas el tiempo entre las carreras y los estudios?

Cambia mucho dependiendo de la época del año. Ahora estoy centrada principalmente en entrenar porque sé que no puedo montar todos los días en bicicleta a nivel Olímpico. Así que mis estudios son secundarios en este momento. A lo largo de la temporada, cuando tengo tiempo fuera de viajes y competiciones, vivo y respiro la bicicleta al 100 por cien. Durante el invierno, en Copenhague, cuando tengo un poco más de tiempo puedo dedicarme a mis estudios.

YRYR: ¿Cuando te convertirás en dentista oficialmente?

En algo más de un año habré terminado. Pero por ahora, estoy totalmente comprometida con los Juegos Olímpicos de 2016. Después de Río, me pondré al día con mis estudios, lo cual es importante para mi futuro. Cuando eres atleta femenina, tienes que planificar cuidadosamente tu vida familiar. Esto lo tenemos hablado mi novio Thomas y yo. Por ejemplo, los niños no están todavía en mente para nosotros, pero cuando lo estén, queremos estar preparados. Sería genial poder ver más mujeres atletas teniendo niños y seguir compitiendo al más alto nivel. Sería lo suyo, pero por desgracia es más fácil para los atletas masculinos tener familia y seguir compitiendo.

YRYR: ¿Qué es lo que piensan tus compañeros de clase y profesores sobre montar en bicicleta y competir?

La odontología es un tema tan difícil. Requiere que te comprometas al 100 por cien. Algunos de mis compañeros y profesores entienden lo que estoy haciendo, pero otros no. Algunos profesores están interesados en el ciclismo y piensan que lo que estás haciendo es único, es más fácil trabajar con ellos y son más solidarios. La odontología es difícil y requiere mucho tiempo, también lo es vivir como una atleta profesional.

YRYR: ¿Alguna vez te ha servido lo que has aprendido en la escuela y lo has aplicado a la competición de alguna manera?

¡Sí, hay mucha presión en la escuela para hacer bien los exámenes. Como hay muchas pruebas, se aprende a actuar bajo presión. Esto te puede ayudar a gestionar mejor esa presión en las carreras.

YRYR: ¿Cómo afrontas la presión cuando llega a ser demasiada?

Hablo de ello con gente y esto me ayuda mucho. De esta manera, puedo gestionarla de una manera más racional. La sensación de presión es parte del atleta y del ser humano. Si tienes un trabajo de 9 a 7, o eres ama de casa, también hay presión para ser muy buena en lo que haces, no sólo en el deporte.

NO IMPORTA LO QUE HAGAS, TIENES QUE APRENDER A MANEJAR LA PRESIÓN ... NO SOLO EN EL DEPORTE.

YRYR: ¿Cómo llegas mentalmente preparada al día de la carrera?

AL: Me gusta crear un ambiente donde no pensar en nada en particular, donde pueda dejar mi mente en blanco. Me gusta relajarme y escuchar música que me haga sentirme bien.

YRYR: ¿Qué sientes con lo que has logrado hasta ahora?

No llevo mucho tiempo compitiendo, esto tiene sus ventajas e inconvenientes. Al principio cuando tienes aptitud, ganarlo todo es fácil. Por supuesto, tienes que entrenar duro, pero tu mente y tu cuerpo están todavía frescos y no has vivido horas bajas. No sabes lo que es hacer sacrificios, el trabajo duro, las lesiones. Me parecía bastante fácil salir a carrera sin ninguna presión, y lo daba todo por sentado. Cuando lo sigues haciendo bien durante un tiempo, se hace muy difícil alcanzar el siguiente nivel y permanecer allí. Este es el verdadero reto. Ahora que he luchado con las lesiones y los malos momentos es cuando siento que estoy empezando a adquirir experiencia. Ahora puedo decir, "Bien, ¿Qué puedo hacer para estar al mejor nivel? ¿Que tengo que hacer para realizarlo lo mejor posible?” Es una mentalidad muy diferente en comparación a cuando empecé

YRYR: Mirando atrás, ¿Cuál ha sido la lección más importante de tu carrera?

AL. Tener paciencia. Además, tuve que aprender a mantener la creencia de que lo que estoy haciendo es lo correcto. Esta es sin duda la lección más dura. También he aprendido mucho con las lesiones. La primera vez que me hice daño, no le hice caso a mi cuerpo. A pesar de que estaba tan cansada y necesitaba descansar, seguí adelante compitiendo y entrenando porque no quería decepcionar a mi gente. Pero mi cuerpo no fue capaz de aguantar. Así que he aprendido que tienes que escuchar lo que tu cuerpo dice y respetarlo.

YRYR: ¿Qué significa para ti la frase “Your Ride. Your Rules”?

AL. Para mí significa que las mujeres ciclistas ya no tienen que ir por un mundo dominado por hombres y hacer las actividades ciclistas de la manera masculina. Pueden ser femeninas sobre la bici y tener un equipamiento específico de mujere. Esto significa que a las mujeres ciclistas se les está tomando mucho más en serio que nunca antes.

Créditos

Escrito por: Lauren Jenkins Vídeo: Ben Rose Fotografía: Nathan Chandler

Publicado

Martes, 25 de noviembre de 2014