El '¡Mira, mamá! ¡Sin manos!' no te va a llevar muy lejos. En algún momento todos tenemos que sujetarnos del manillar para controlar la bici. Por eso diseñamos puños y cinta de manillar que añaden comodidad y control cuando montas en bici, a la vez que se ven a la moda cuando no estás en ella.