MAXÍMA
COMODIDAD,
MÍNIMA FÁTIGA