A POR EL “HOT
SEAT”