Gómez Noya gana en Panamá su primer triatlón del año

Monday, February 17, 2014

Misión cumplida en Panamá: victoria sin mucho desgaste en el Ironman 70.3

La primera competición del año para el Campeón el Mundo no ha podido resultar mejor, más aún tratándose de una distancia que solo había afrontado una vez en su vida, el Medio Ironman, en Calella mayo de 2013. Ha logrado cruzar la meta el primero, confirmando el pronóstico que le daba como favorito a pesar de que entre los rivales estaban algunos del máximo nivel y con gran palmarés en media y larga distancia.

Lo cierto que es que ha demostrado tener la prueba controlada desde las primeras brazadas en el Océano Pacífico. La corriente a favor hizo que los tiempos en los teóricos 1.9 km fuesen similares a los de los 1.5 de los triatlones de distancia olímpica, con entre 16 y 17 minutos para los de cabeza. Javier fue el primero en salir del agua y subirse a la bici, pero cedió el liderato como estaba previsto al estadounidense Starowicz, alguien que gasta casi toda su munición durante el ciclismo lo cual le sale muy rentable mediáticamente, pero que pocas veces le sirve para ser el primero en la meta:

“Esa corriente a favor para mí sido perjudicial ya que dificulta marcar diferencias; es más fácil aguantar a la estela de otros que se te irían si no hubiese esa corriente. De todas maneras aún habiendo sacado algo más contaba con perder el liderato en bici. Eso sí Starowicz no me preocupaba mientras no se me fuese más de 10 minutos y en los puntos de giro he comprobado que su ventaja no iba a ser tanta. He seguido la táctica prevista y cuando me han pasado otros que sí tienen buen nivel en la tercera fase he seguido sin problemas su ritmo, por supuesto manteniendo la distancia que marca el reglamento”.

Con ello Gómez Noya se bajó de la bici el sexto, a casi 4 minutos del líder pero con el resto a menos de uno. Ahí comenzó su recital, corriendo a un ritmo imposible para el resto de los de cabeza: “He preferido salir fuerte para coger el liderato lo antes posible y luego conservar la ventaja. Nada más empezar ya me he puesto segundo y al líder le he pasado en el 7. Desde ahí no me he exprimido a tope aún así he incrementado la ventaja. El ser un recorrido con varios tramos ida-vuelta es un arma de doble filo: permite relajarte si vas cómodo en cabeza, pero puede ser un tormento si vas mal y te van cazando. Por tanto no me puedo mostrar más contento de mi experiencia aquí; además de la victoria, la organización se ha volcado en atenciones y me he sentido igual de animado que en España por el público y los triatletas aficionados que han competido. Lo mismo sucedió hace días en San Diego al recibir el premio de la revista Triathlete USA. Son momentos de alegría que hacen que me considere muy afortunado por la vida que llevo y que llevo y que me motivan para seguir entrenándome y cuidándome al máximo a diario para seguir en la elite”.

(Información cortesía de: Prensa Javier gómez Noya).