Cada rueda más
pequeña es una
concesión